miércoles, 21 de mayo de 2014

Aficionados versus Profesionales

¿QUIÉN ES MÁS CREATIVO?
                Se daba la circunstancia que leí una opinión sobre el artículo “Ser fotógrafo es una mierda” (con perdón, pero ese es el título) que decía que prefería ser aficionado por que tienen más libertad y son más creativos.
                Intenté convencer a quien daba esa opinión pero no fue posible. Aquí no es que conteste concretamente. Sino que hago una reflexión sobre la fotografía profesional (no, no voy a meterme con los “intrusos” podéis seguir leyendo) Me parece que el cliché de fotógrafo de bodas, bautizos y comuniones como tipo indocumentado que coge una cámara le pone un flash y dispara directamente a f/8 a plena potencia sigue vigente.
                Creo que todos los fotógrafos profesionales somos también un poco aficionados. Probablemente lo hemos sido antes y luego hemos dado el salto. Los fotógrafos profesionales no solo hacemos fotos de carnet (cualquiera puede hacerlas con unos medios mínimos) e incluso esas fotos yo las cuido. Trato de que la gente no parezca que va se fichada por la policía y se pueden hacer retratos creativos también con esas fotos (De hecho me encargan ampliaciones o copias de algunas de esas fotos que hago) Las bodas (ahora se hacen pocas, hay más oferta de “fotógrafos” que demanda) también las hacemos creativas sino de que nos encargarían ninguna si una boda “normal” te la hace cualquiera con un Iphone (…) Tenemos que ofrecer algo distinto. Algo profesional, que cada boda sea diferente (por cierto sigue habiendo profesionales que vista una boda vistas todas) a nadie le gustaría (sobre todo a las novias) llegar a casa de otra mujer en su boda y ver el mismo tipo de foto en todo el reportaje.
                También tenemos proyectos personales. Ahora más que nunca (tenemos más tiempo libre pues la gente busca menos a los profesionales para sus fotos) Y hacer un proyecto personal en plan fotógrafo de autor nos hace más felices (ya lo somos, tenemos una profesión que encima nos gusta ejercerla) Quien no tenga ningún proyecto personal y solo haga fotos cuando ejerce de profesional se pierde, sobre todo, ser más creativo, experimentar y distraerse de la falta de clientes.
                Yo veo a aficionados para quitarse el sombrero. Suelen ser personas con buen equipo, buenas ideas y supongo que con tiempo y dinero de sobra para irse a Laponia a hacer Auroras Polares dos meses y luego subirlas a Internet a resolución completa y ponerse prósperos porque han tenido 100.000 visitas y no han cobrado ni un euro.
                Los profesionales somos más avariciosos (¿Será porque tenemos que pagar alguna que otra factura?) y cobramos por ser creativos (¡Que antiguos…!) Por hacer un book en condiciones por dejar a las chicas y a los chicos guap@s, todavía más guap@s. Por hacerle un retrato a la abuela y que (sin hacerle la piel de porcelana) quede elegante y bien parecida. Por hacer eso y saber hacerlo cobramos. Somos así y a lo mejor alguna vez no tienes más remedio que acudir a nosotros. O puedes anunciar que quieres un reportaje completo por 400 €uros con álbum, los archivos retocados (ponerlas en twitter mooola) en un Pen Drive. Y eso sí la cena en el convite te la pagas tú que las cosas no están para gastos. Voy a anunciar en la página de Nikon (si soy de nikon algún defecto tendría que tener) si me dan una D4s y me la hackean para hacer vídeo 4K super HD por 50 €uros y así puedo pagar con una boda de 400 €uros el Lightroom Legal y un Flash Nuevo (Nissin o de marca “Blanca”) y de paso me cojo una borrachera sin pasarme con lo que sobra que dará para el “puntejo” y poco más (cachis, hay que pagar el álbum a Hoffman, comprar el pendrive y no me llega). Para olvidarme de que en esto de la fotografía va a llevar razón el artículo que cito al principio y que no repito por no resultar ni repetitivo ni desagradable.
¿Y quien hará las fotos? Yo creo que alguien… o un robot (lo programas con la regla de los tercios, horizontes rectos y control de la perspectiva ¡Ah! Y un curso acelerado de “autoestima” fotográfica) A mi me preocupa poco quien las haga. Probablemente se hayan extinguido los linces, los urogallos y el buitre carroñero (el animal, los demás estarán incluso en auge) y no merezca la pena hacer ninguna foto ni en la naturaleza ni a las personas (todos estaremos “quemados” por la destrucción de la capa de ozono. Y las costas estarán en reconversión, los polos se están derritiendo y se inundarán las playas antiguas) Así que vivamos el presente, atendamos a quienes nos requieran y quien nos ignore, pues ignorarlos.
                Y los aficionados que creen, que sean libres y nosotros que también somos aficionados  crearemos y seremos libres. Aunque sea por fastidiar…

AUTOR: Juan Gregorio García Alhambra

FOTÓGRAFO PROFESIONAL EN FOTO digitalhambra





No hay comentarios:

Publicar un comentario