miércoles, 13 de abril de 2016

Hablando de Instinto Fotográfico

EL “INSTINTO” FOTOGRÁFICO

Hoy voy a hablar del llamado o mal llamado “Instinto” Fotográfico. Suele tenerse una idea equivocada sobre los que dicen tenerlo. Esos ya no son ni autodidactas, directamente compiten con la agencia “Magnum” si no sabes que es la agencia “Magnum” busca en Internet. Asocialo a “agencia fotográfica”. Si no puede que te lleven a comprar la pistola de “Harry el Sucio”. Y si no la conoces no tienes tanto instinto como creías. Una vez que la conozcas te entraran ganas de abandonar “Instagram”.
Instinto. Eso del instinto está bien en la supervivencia, en la reproducción y en cuatro o cinco cosas más. Básicamente es un instinto animal. La fotografía no es un acto animal. No he visto a ningún gato ni a ningún gorrión hacer fotos. Una vez un Macaco hizo una foto que por cierto llevó a pleito al propietario de la cámara por la autoría de la imagen. Pero no es la norma. Puedes tener una tendencia a captar imágenes o un don de la observación más acusado que los demás. Pero eso no te convierte en un excelente fotógrafo. Se necesita educar esa “virtud”. Ninguno, repito, ninguno de los fotógrafos famosos y sobre todo los muy buenos, han hecho las fotos por que sí. Por una inspiración divina o por ciencia infusa.
Los humanos somos en parte animales. Pero nos diferenciamos de los demás animales en que casi todo tenemos que aprenderlo. De hecho de pequeños no sobreviviríamos si no nos educaran o nos ayudaran en nuestra infancia. Por compensación tenemos inteligencia. Inteligencia abstracta. Eso, eso es lo que, aparte de tenerlo hay que cultivarlo adecuadamente. Y en la fotografía especialmente la forma de mirar, la observación, el análisis de lo que nos rodea. No es una cualidad innata.
Se necesita una formación adecuada. Y normalmente no te lo van a dar en la escuela parroquial del barrio. Te pueden iniciar, pero como todo cultivo, hay que trabajarlo continuadamente. Bien con libros, bien con cursos presenciales que sobre todo merezcan la pena. Informarse sobre quien da el curso. Esencial, no solo que haga buenas fotos, sino que sea buen comunicador y educador. Eso desarrolla mucho el instinto en el caso de que existiera.
Que te den bastantes “Likes” en Facebook, Instagram o Twitter por poner algunos ejemplos. No es indicativo de que seas bueno. Puedes recibir “me gusta” de gente que tenga igual o menos idea que tu de fotografía. Recomiendo que te metas en algún foro de fotografía donde haya gente más preparada. Te advierto, tus fotos van a criticarlas sin piedad, lo que tu creías una obra maestra sera un pufo considerable a ojos de personas con más experiencia o formación. Pero aprenderás. Vaya si aprenderás. Eso o abandonarás, si lo haces a lo mejor ni eras tan bueno, ni te interesaba tanto la fotografía.
Hay muchísima gente que hace fotos, que hace buenas fotos ya hay menos, y quien hace fotos extraordinarias son muchos menos. Luego están los genios. Esos llevan muchas horas de formación y muchos disparos en sus cámaras. Huye de los “autodidactas” sobre todo los que dan cursos y se intitulan así. Una persona que dice haber aprendido todo por su cuenta (yo no creo que nadie sea autodidacta todos aprendemos de alguien de una u otra manera) no puede aconsejar que otros aprendan de él.
Yo he intentado dar cursos. No es lo mío. Quizá no soy buen comunicador en la palabra. Escribiendo es de otra manera. Puedes corregir, añadir, quitar y reflexionar sobre lo que escribes. Pero no descarto darlos en vivo algún día. Para ello no me lanzaré como otras veces. Me formaré en formación y pedagogía antes de hacerlo.
Actualmente hay muy poca cultura visual. Pese a que es la época en que más imágenes consumimos y vemos. Me lo decía un formador, debería darse la fotografía y el vídeo como asignatura obligatoria en las escuelas. Se conseguiría una mejor educación no solo para esas disciplinas. Sino para apreciar la cultura en general que también se transmite en imágenes

ATARDECER

Esta fotografía se hizo pensando en un atardecer panorámico de una población entera. Pero me encontré con unos cardos y el Sol y aproveché para hacer esta imagen. Tiene líneas explícitas como son las ramas del cardo una semi explícita, que es la que las une por arriba. El horizonte. El marco que cierra el Sol es un triángulo rectángulo que da una sensación de armonía y equilibrio a la imagen. Los colores cálidos dan proximidad a la imagen. Los colores cálidos avanzan los fríos retroceden. Es un contraluz.




EL AVE
Esta foto la hice poco de visitar una exposición de Cartier-Bresson. Un fotógrafo de la Agencia Magnum. En Madrid. Esta foto hay que verla previamente. Y disparar rápido, que el pájaro no se entretendrá mucho. Hay una diagonal explícita. Y otro triángulo implícito también rectángulo lo hace el propio pájaro con su pico y la inclinación de la pose. Los reflejos del agua hacen que se interpreten formas caprichosas que enriquecen la toma. Pero no distraen a la vez. El reflejo del pájaro prolonga la escena hacia abajo. Y para quien sea partidario de los tercios el pájaro esta en el tercio inferior. Aunque esté centrado el ave en sí.





Juan Gregorio García Alhambra
FOTO digitalhambra

13/04/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario