miércoles, 7 de junio de 2017

Nuevas Propuestas, nuevas ideas.



¿COMO HARÍA UN REPORTAJE REALMENTE?

El reportaje de boda ha evolucionado poco. Desde las primeras fotos que se hacían en estudio una o máximo dos o tres. Los novios posando y reflejando el histórico día. Luego sobre los años 60 ó 70 del pasado siglo se empezó a recoger una crónica fotográfica del día de la boda. De ahí no hemos pasado. No me vale que me digan que ahora los fotógrafos de boda somos “foto-periodistas” no os canséis. Una boda solo se ha abordado desde el punto de vista de perseguir a la pareja y los invitados durante doce horas. Improvisando y con, a veces, luz poco amable. Eso es un reto ¿No? Y las fotos salen estupendas.
Como no, somos profesionales, que menos. Pero permitidme que fantasee un poco y os diga como sería mi reportaje ideal. Sin dejar de plasmar el día de la boda, yo añadiría una sesión larga tranquilamente y controlada por el fotógrafo. En estudio o exteriores o ambas combinadas. Probablemente eso se haya hecho ya. Pero para celebridades o gente que quiere de verdad un recuerdo de calidad. No me refiero a la pre-boda o postboda. La primera es una sesión informal y la segunda suele ser el día después de la boda y los rostros de la pareja suelen reflejar lo que ha sido una noche casi en blanco.
La razón de este desvarío transitorio de un fotógrafo de hacer una sesión aparte del día de la boda en condiciones no es tan descabellado. ¿Que se hace con las comuniones? Pues nadie protesta. Y si el día de la comunión es importante para los niños ¿Lo es menos una boda? Además el día de la boda tienes que estar pendiente (no solo el fotógrafo sino la pareja) de horarios de Iglesia, Juzgados, u otros recintos religiosos. De la disponibilidad de un parque o un paraje adecuado para las fotos y hacerlas en veinte minutos que llegas tarde al cóctel. Luego los restaurantes, unos menús deliciosos, pero ningún sitio en algunos de ellos donde sacar fotos de calidad o con fondos o marcos buenos.
Los invitados. A veces dan juego en los reportajes. Pero otras veces entorpecen o no colaboran lo suficiente. Y esas maratonianas jornadas de más de doce horas de los fotógrafos con todo el equipo siguiendo a la pareja como si todas las noticias de la boda tuviéramos que plasmarlas a la vez. Es nuestro trabajo y es lo que hay. Todo lo que digo de hacer un reportaje adicional costaría más dinero. Y yo pregunto ¿Por qué recordáis el día de vuestra boda los que ya estéis casados? Solo hay una respuesta doble: Por las fotos y vídeos. Ni el menú, ni la ceremonia, ni las risas estarían en vuestra memoria si no hubiera un testimonio gráfico del mismo. Y no se escatima dinero ni en vestidos y trajes, ni en que el menú sea del gusto de los invitados. Ni en viajar a Dubai en viaje de novios. Y sin embargo el recuerdo lo dan las fotos y los vídeos. Se escatima a veces en lo más importante y eso no se puede solucionar después.
Y ya poniendo a volar la imaginación se me ocurre que podían hacerse un relato del día de la boda desde el primer momento de arreglarse la pareja hasta que todos se despiden de la fiesta. Eso tendría que hacerlo un escritor... que también habría que pagar.
Podría hacerse también un reportaje de vídeo con lo que digo. Pero no a la vez que las fotos, que bastante nos entorpecemos los fotógrafos y videógrafos mutuamente en los actuales. Soñar, crear, imaginar. Es la labor de quien se dedica a cosas creativas. Tenemos más medios, pero se debería evolucionar.

JUAN GREGORIO GARCÍA ALHAMBRA


FOTÓGRAFO DE FOTO DIGITALHAMBRA

miércoles, 22 de marzo de 2017

La Fototerapia

LA “FOTOTERAPIA”

No, no voy a hablar de radiaciones sobre la piel con rayos láser, ultravioleta o similares. Es una palabra que puede que exista aplicada a otras soluciones sanitarias, pero que voy a aplicar de distinta manera.
Con la “Fototerapia” tu puedes sanar tu mente y tu cuerpo contemplando fotografías. ¿...? Sí y no me digas que nunca te ha pasado. Puede pasarte con un cuadro, con una escultura, con un edificio, con un libro, con una poesía... y sucede mucho con fotografías. Por lo menos así me lo han dicho alguna vez. Como sabréis quienes me seguís por las redes sociales, mi coletilla después de una foto es “Sed Felices”. En distintas ocasiones me han contestado “Lo somos contemplando esta foto”.
Y la felicidad engendra no solo eso alegría y buenas sensaciones. Nuestra parte física se contagia de nuestro estado de buen rollo y nos sentimos bien. De hecho en algunos hospitales se están planteando y llevando a cabo la exposición en las habitaciones y las salas de espera de fotos bonitas o que transmitan serenidad, alegría y optimismo. A lo mejor lo de la “Fototerapia” no lo he inventado yo.
El ser humano desde que lo es, ha intentado plasmar imágenes de una manera o de otra. Ahora con la fotografía se puede conseguir reflejar la realidad o incluso con la edición mezclar la ficción y la realidad y lograr que produzca buenas sensaciones en la gente. No solo en la que está enferma o en tratamiento. Sino en la gente sana. No he visto a nadie que me diga que tiene “Exceso de Felicidad” aunque estés bien, un poquito de alegría adicional no viene mal.
Que decir de cuando pones fotos del pueblo y gente que hace años que no viene puede verlas en Internet. ¡Como ha cambiado! Y si pones alguna que tengas antigua ¡Me acuerdo de eso! Y les sale una nostalgia con esa ventanita que es Internet que es menos viendo las fotos.
La fotografía tratada como la hermana pobre del Cine. Cuando en realidad es su Madre. Nos hace detener en un instante sentimientos, colores, texturas, paisajes, personas, objetos, todo. Hay incluso fotógrafos que niegan que esto es un arte. “Las artes inútiles son las más útiles para la humanidad” que dijo el poeta latino Ovidio Nasón hace dos mil años. Mucha gente me pregunta que para que hago fotos. Aparte de para vivir (hoy en día más sobrevivir) por que quiero que lo que ven mis ojos perdure. Por que quiero que ese atardecer que he visto y me ha emocionado, compartirlo con los demás. Y me preguntan que “En que periódico va a salir”. Bueno no tengo una publicación para mostrarlas en formato periódico o revista. Pero está este blog y facebook y 500 px donde hay una buena parte de mis fotos.
Haced “Fototerapia” no solo con mis fotos, sino con las de otros compañeros que disfrutan y hacen disfrutar a la gente. Mirad fotos y saboreadlas. Si en los bares del pueblo se hiciera como en otros sitios que se exponen fotos (no ponerlas como cuadros fijos sino hacer exposiciones temáticas y temporales) Hasta el vino y la cerveza y las tapas sabrían todavía mejor. Eso es cultura, que nunca está de más tenerla.
Lo mismo de los bares digo de las instituciones públicas. Alguna exposición más y ahora que dicen que hay menos crisis con alguna ayuda para los expositores. Por que estamos en la era de la imagen y hay que cuidarla, que admirarla y promoverla.
Si ya has comprobado la “Fototerapia” enhorabuena y si no, pues ya estás tardando.

Juan Gregorio García Alhambra
FOTÓGRAFO PROFESIONAL


FOTO digitalhambra







martes, 21 de marzo de 2017

Activando de Nuevo el Blog

Vamos a continuar un poco con el Blog. Que estoy con tantas cosas en la cabeza y en el mundo digital que no me paro a conservar este espacio tan especial para mi negocio y a la vez mi afición.
Unas imágenes que he ido haciendo estos días y estos meses.