jueves, 12 de abril de 2018

La Fotografía de Boda


LA FOTOGRAFÍA DE BODAS MOLABA MÁS CUANDO NO MOLABA

                Eso de "Molar" que no es un diente, puede que ya ni se diga. Pero quien va a leer esto entenderá lo que pongo. Ya puse una entrada parecida hace unos años. Las cosas no han mejorado y retomo el discurso. El título no parece, es una contradicción, pero tiene su lógica.

                Hace no tantos años, si decías que tu ocupación principal como fotógrafo eran las bodas (se asocia también Bautizos y Comuniones) la gente en general y sobre todo otros fotógrafos con especialidades distintas te miraban con displicencia y cierto desprecio. A eso me refiero en el Título. Antes no te daba mucho caché dedicarte a los reportajes. Pero quien se dedicaba a ello iba como las hormiguitas, reportaje a reportaje, "persiguiendo a los novios todo el día de la boda" como me dijo un fotógrafo de entonces ya retirado. Por qué la fotografía de boda es un trabajo pesado y tedioso.  Luego hay fotos muy bonitas.  Aunque es un trabajo intensivo ese día y luego conseguir que el acabado impreso sea también de calidad. Entonces te cuentan que había temporadas que los fotógrafos contrataban entre 40 y 50 bodas (se habla en algunos casos de 80, pero eso era cuando el fotógrafo tenía ayuda de empleados o era una empresa familiar con varios fotógrafos) Es cierto, y los que empezáis o lleváis poco tiempo dirán ¡Eso no es posible! Pues si lo era. Yo me hice profesional en plena transición a lo digital, y tuve lo peor del tipo de fotografía que se iba y lo peor de lo que venía.

                En esos tiempos se conocían otras especialidades fotográficas más ansiadas y valoradas. Fotografía de Autor (que nunca he sabido exactamente lo que significa) Fotografía de Belleza y Moda, Reportero de Guerra, Fotoperiodista, Fotógrafo de Naturaleza entre las más valoradas y solicitadas. Ser Fotógrafo de Bodas para que lo entendáis es como si tú en  vez de hacer el bachiller y una carrera, estudiabas formación profesional. Se sobreentendía que si no habías hecho ninguna de las especialidades citadas era por qué no estabas capacitado.

                Un fotógrafo de Reportajes no solo podría dedicarse a cualquiera de esas especialidades. Sino que es capaz de hacer cualquier foto (Macro, Estudio, Exteriores, Nocturnas etc) sin dedicarse a ello. Los de antes por lo menos.

                Entonces hubo un cambio, llámalo crisis o llámalo variación de opciones. Los fotógrafos de autor no vendían fotos (yo creo que nunca han vendido fotos, en España por lo menos, exposiciones hacían y algunas buenas) los fotoperiodistas o cerraban los periódicos o les pagaban tan poco que para eso mejor no trabajar para periódicos. Los de la Moda y Belleza se inventó el TFCD y al principio era una buena idea pero acabó siendo un problema y ya no se pagaba o se pagaba mal el trabajo. Los de naturaleza ya National Geographic les pedía fotos de Tigres con Diente de Sable (llevan más de un siglo extinguidos) y obviamente nadie las podía ofrecer. Todos los animales ya estaban fotografiados desde todos los ángulos y si les traías fotos de un elefante el precio no era el mismo. Los Reporteros de Guerra, pues en realidad son fotoperiodistas que están en un conflicto. Aplíquese lo mismo que a ellos. Con la diferencia que una crónica y las fotos por 6 euros y que te pueda explotar una mina debajo de los pies no es buen negocio.  Vale más dinero un café en el Aeropuerto antes de irte al Infierno. Conclusión ¿Dónde se puede rascar algún dinerillo? Y la bombillita se les fue encendiendo a todos. ¿Y si me pongo a hacer bodas? ¿Si lo hacen los chusqueros de la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones) porque yo no voy a hacerlo? Además pagan bien.

                La consecuencia fue que empezó a haber un exceso de oferta en cuanto a reportajes. Por todas partes aparecían fotógrafos de boda nuevos. No necesariamente malos o con fotos malas. El problema es que cuando sube mucho la oferta de algo, o se bajan los precios o eso empieza a no funcionar. Eso lo sabía hasta mi abuela que no era catedrática de economía ni sabía nada de marketing. Y en esas estamos. Pon en Internet "Fotos de Bodas" o "Fotógrafos de Boda" y  te salen más páginas que visitas hay del vídeo "Despacito" en You Tube.

                Ahora los que antes les sobraba el trabajo culpan a los "Piratas" que son los que tienen una cámara sin pagar impuestos y demás, hacen fotos y las cobran. Tampoco sus fotos tienen por qué ser mejores o peores. Solo que es poco solidario no pagar impuestos (Hacienda somos todos) Sin darse cuenta que su competencia real no es esa sino los que molaban antes y ahora no molan.  Vais comprendiendo el Título. Cuando ser fotógrafo de boda era algo casi negativo (no es un juego de palabras) es cuando te podías dedicar  a ello. No hacerte rico ni jubilarte a los cuarenta años. Pero salías adelante y en temporada baja hasta te podías ir de viaje unos días. Ahora la fotografía de boda tiene cierta aura de misterio, casi sobrenatural. Es algo que solo los buenos de verdad hacen. Teniendo en cuenta que buenos hay muchos y de verdad también. No llegamos a dónde íbamos. No hay para todos. Si cobras lo que debes no haces bodas y si rebajas no es negocio.  Así de claro, y de Triste.



JUAN GREGORIO GARCIA ALHAMBRA

FOTOGRAFO PROFESIONAL





sábado, 24 de febrero de 2018

Comentario de una Fotografía que puede funcionar.


¿EXISTEN LAS FOTOGRAFÍAS “CORRECTAS” O “ADECUADAS”?

Me animo a escribir de nuevo en el blog. Este artículo es generalista. No voy a hablar de nada en concreto y voy a hablar un poco de todo. Es a raíz de que esta mañana en la radio he oído una cosa que me ha llamado la atención. Una colaboradora ha dicho (hablando de ARCO, feria de Arte Contemporáneo) que los cuadros abstractos no obedecen a ninguna estética y que se hacen arbitrariamente y que no dicen nada en concreto. Bien eso es lo que se quiere transmitir en esa feria que los artistas son “Libres” y que pueden hacer lo que sea o lo que quieran sin ningún límite ni convención. Personalmente a mí esa feria me parece una tomadura de pelo. No esta edición sino casi siempre. Las obras expuestas son eso incoherentes, muchas veces sin planificación, absurdas dicen que “transgresoras” y también horrendas. Alguna habrá que sea buena y bien hecha. Pero esa feria por el hecho de ser de “Arte Contemporáneo” tiene a gala hacer cosas estrafalarias, chapuzas artísticas y por el hecho de que tienen un buen “Marketing” y hay coleccionistas mal asesorados que compran basura a precio de oro se supone que deben respetarse. No hablo de la polémica sobre los cuadros o fotos retirados por que los encuadro en el “Circo” que rodea a esta feria. Bueno disgresiones sobre eventos supuestamente artísticos aparte. Como dijo Umbral yo vengo a hablar de “Mi Libro” Me remitiré al asunto del título. ¿Por qué una fotografía puede catalogarse de “correcta”? En primer lugar una fotografía correcta no tiene por que sólo ser una foto con técnica fotográfica correcta solamente. Pero si la tiene es un plus. Decir que hay miles de millones de fotografías correctas técnicamente subidas a Internet diariamente... Y sin embargo pasan sin pena ni gloria. ¿Por qué? Pues sencillamente por que ahora muchos dispositivos pueden hacer automáticamente muchos ajustes y, si se dan las condiciones la corrección la hace el teléfono, la tablet o la cámara. Pero eso no es suficiente. ¿Que necesita más una foto? Lo que haré es poner a continuación una foto y explicar por qué esta imagen funciona o podría funcionar y otras que son casi igual no lo harán.

En esta imagen cuando se ha tomado, aparte de hacer los ajustes pertinentes en la cámara para que la exposición esté correcta. Antes de hacerla se han tenido en cuenta muchas consideraciones que harán que la imagen sea “agradable” a la vista. Y que por lo tanto quien la vea no solo la perciba sino que se detenga y la “recorra” visualmente. En primer lugar he puesto el horizonte más bajo. No confundir con la manida y a veces sacrosanta “Regla de los Tercios”. Si se hace con escuadra y cartabon no coincide con el tercio inferior exactamente. La Regla de los Tercios, que mucha gente confunde y mezcla con la “Proporción Aurea” (no son la misma cosa, se refieren a relaciones entre los elementos de la imagen distintas) puede funcionar en algunos casos. Pero no es ni la única manera de distribuir los elementos en la imagen, ni la mejor. Además cuando se formula no se tienen en cuenta muchas cosas. Normalmente la muestran con una foto horizontal. De esa manera no dicen que si se hace esa proporción en una vertical los tercios no deben medir igual que en la horizontal ¿Y en una diagonal? Lo dicho, si se revisa la historia del arte y también de la fotografía no hay, ni un formato único, ni una regla universal de composición y proporciones. Según el lienzo de la imagen o el encuadre que tome la cámara (que puede ser 4:3 (Cámaras digitales APS-C o micro cuatro tercios), 3:2 (película 35mm), 16:9 (Pantallas de Televisión y móviles), 16:10 (Televisión panorámica o Cinemascope), 1:1 (Cuadrada) se puede distribuir de manera diversa la estructura de la imagen. Esta imagen concretamente está hecha en una proporción 4:3. Visualmente es una de las proporciones más agradables. ¿Por que tienen que ser estas proporciones y no otras? Hay algunas más que estas. Pero todas las que hay obedecen a la cultura visual que tenemos y que nuestro sentido de la vista nos muestra como agradables según su ancho y alto. El Horizonte en la imagen está nivelado. Bueno abajo hay una franja de tierra en diagonal, pero se ha incluido para romper la monotonía de la parte que le sigue arriba y continúa abajo. 
Se observan dos recorridos triangulares en la imagen. Uno un triángulo inverso “negativo” o implícito y otro explícito. La depresión que forman los montes del fondo hacen ese triángulo negativo y el pequeño montículo en segundo plano el triángulo explícito. La forma triangular es importante en las composiciones. Es la forma geométrica básica. Con dos rectas no podemos hacer ningún polígono. Con Tres tenemos una forma cerrada poligonal con tres rectas y tres ángulos el Triángulo. Nuestro sentido de la vista identifica las formas geométricas, no vemos un paisaje sino esos triángulos los círculos de las copas de los carrascos. Las líneas y contornos etc. Y luego vamos componiendo sucesivamente con los colores y demás luces. El recorrido visual que hacemos (inconscientemente pero exactamente) en esta imagen vemos primero el árbol grande luego vamos al árbol más pequeño (son los elementos más cercanos, más enfocados y con una masa de color más destacada) y después nuestra vista viaja hacia El montículo que hay en segundo plano. Analizamos sus arbustos, la tierra y finalmente recorremos el horizonte y descubrimos los molinos. Posiblemente lo último que vemos en la imagen es el primer plano. Pues carece de elementos destacados que nos atraigan (enfoque, masa visual y color destacado) La Paleta de colores es limitada. Ocre, Verde y amarillento (en poca cantidad) Es un error considerar que es más llamativa una imagen por que contenga muchos colores. Eso nos llevaría a que compitieran entre ellos por llamar la atención y no recorreríamos ni agradablemente ni correctamente la imagen. Además los colores deben tener armonía y contraste en su caso.
Bien, eso es todo de momento. Otra cosa que tiene esta imagen es que ningún elemento corta o se superpone a otros. En ese caso entorpecemos el recorrido visual y descartamos información que hay o debiera haber. Y la armonía se rompe. Es importante tener todo esto en cuenta. Lo que decía de los cuadros abstractos al principio. Por que sean abstracto no tienen por que ser “arbitrarios” y pintarse sin ton ni son. Todo cuadro por “raro” o “desconcertante” que parezca si es de un pintor que ha estudiado medianamente el arte lleva su lógica poligonal, de color, lineal y de proporciones. Si no lo hace, puede ser “transgresor” pero probablemente ni el mismo pintor sepa por qué y para qué lo pintó (aparte de para venderlo a algún incauto)

Juan Gregorio García Alhambra
FOTOGRAFO PROFESIONAL.

jueves, 25 de enero de 2018

¿Quien hace las fotos?

¿QUIEN “HACE” LAS FOTOS?

Ya hace tiempo que no filosofo sobre fotografía en el blog. Estoy retomando las publicaciones y viendo algunas cosas por facebook, sobre cambios de sistema, de marcas, de formatos en fotografía, voy a hacer algunas reflexiones.
La cámara es muy importante, tanto que sin ella no podemos registrar las fotografías en un soporte, sea película o sensor digital (transferido a la tarjeta de memoria) Y muchas veces le damos tanta importancia que nos olvidamos de que detrás de la cámara hay una mente pensante. No hay que estudiar tanto el resultado como el proceso.
A veces suele pasar sobre todo en el mundo de los aficionados. Se compran una cámara, hacen unas fotos y entonces viene la decepción. Mucho contraste entre sombras y luces. O sombras sin detalle. O luces sin información. Y una cosa que pasa a menudo. La cámara o el objetivo no “enfocan” bien. No hacemos más que probar con un amigo o amiga. Con familiares y no sale a foco nada. Y probamos con otro objetivo, un poco mejor. Pero la cosa no mejora. En esas circunstancias en un alto porcentaje de casos, la culpa no es de la cámara o del objetivo. Quizá estemos disparando en automático y a lo mejor hay poca luz. Y el obturador dispara lento. Con lo que damos una pequeña (o grande) trepidación a la toma. O enfocamos y movemos un poco la cámara y reenfoca por lo que perdemos el primer punto de foco. También es normal dejar los puntos de autoenfoque que hagan todo automáticamente. Y enfocan donde quieren no donde queremos nosotros (normalmente en el sujeto más cercano o el más grande) Si se quiere sacar una foto sin trepidación. Es aconsejable disparar un punto por encima de la focal en formato completo. Si tenemos un 35mm en DX (APS) nos equivaldrá en Nikon a un 52 mm. Pues si no queremos sorpresas disparar al menos a 1/60 s. Si se dispara a 1/125 mejor. Y si la cámara es de formato completo con un 35 mm podríamos disparar a 1/60s, lo más aproximado es 1/30s pero ya estamos por debajo del límite. Eso o usar trípode, en el caso de que el motivo esté también inmóvil. En las demás focales, pues igual. Me diréis, pero si uso un 300 mm ¿Hay que disparar a 1/400 s. Pues sí, por eso es mejor que esté estabilizado o sea luminoso. Cualquiera de las dos cosas, o las dos a la vez. Nos facilitará la captura. Los estabilizadores nos son mecanismos mágicos. Si te dicen que con un 200 mm puedes disparar a 1/15 de segundo no te fíes en demasía. Los fabricantes suelen ser muy optimistas. Un estabilizador puede reducir uno o dos puntos (en este caso 1/60s-dos pasos-) la velocidad. Si arriesgas más puede que tu foto siga saliendo trepidada. Los puntos de enfoque es conveniente seleccionarlos manualmente. Según lo que deseemos enfocar. Te han hablado en cursos y tutoriales de enfocar en un sitio y reencuadrar en otro. No es muy aconsejable. Sobre todo si los dos puntos (donde enfocas y luego donde reeencuadras) no están en el mismo plano (a la misma distancia paralela a la cámara) es otra causa de desenfoque sobrevenido.
En cuando a los contrastes de sombras y de luces. No hay una solución mágica. Pero ahora muchas cámaras tienen unos ajustes que “amplían” el rango dinámico. Normalmente aclaran las sombras con lo que ya ganamos, las luces tienen más margen gracias a esto. Si tu cámara no tiene estos ajustes dos consideraciones. O bien no dispares cuando haya luz demasiado dura (mediodía) O bien elige sombras o luces. Lo que más quieras destacar. Si te interesan luces mide y ajusta a las luces. Si te interesan sombras mide y ajusta a las sombras. Hay otra forma medir luces y sombras y fijar unos ajustes intermedios. Pero es como decir que lo quieres todo. Algo tendrás que sacrificar.
Decir que la cámara y los objetivos son inertes. No piensan. Ahora muchas cámaras tienen muchos ajustes informáticos, son pequeños ordenadores y los dichosos algoritmos que “adivinan” y sugieren que hagamos cosas determinadas. Pero eso suelen ser automatismos. Que funcionan en condiciones de no mucho contraste o escenas normales. Aunque no siempre aciertan.
Luego sí, hay objetivos que están mal calibrados, o cámaras con “Back Focus” o “Front Focus” y hasta eso tiene solución leyéndose el manual. Aunque estos desajustes suelen ser minoritarios. Las cámaras y objetivos son como relojes con mecanismos de precisión. Pueden salir algunos malos. Pero como digo suele ser la excepción.
Es muy común echarle la culpa a la cámara de que nuestras fotos salen peor de lo que quisiéramos. Se cambia de cámara, se cambia de objetivos, se hacen mil historias. Y las fotos siguen saliendo mal o de distinto modo al deseado. Una cosa, la cámara solo es "responsable" de registrar la imagen. Todo lo que se haga antes de registrarla es potestad del fotógrafo. El fotógrafo encuadra, mide la luz (o lo pone en automático) compone. Decide si dispara una o más fotos, para asegurar o tener variedad. Puede ir a un sitio o ir a otro (la cámara te acompañará siempre que la lleves) Decide si la luz es buena o por lo menos adecuada a lo que quiere conseguir. Bueno y una lista inmensa de cosas que tenemos que hacer los fotógrafos. Si haces todo esto lo mejor posible, lo más probable es que tengas una imagen buena. Cuanto mejor sea el sensor y las ópticas puede que mejore un tanto. Pero no fíes el resultado a la herramienta. Una buena foto hay que trabajarla, con la cámara que tengas en ese momento. Y la tendrás que trabajar igual si la cámara es "buena", "regular" o "mala". 
Lo dicho tenemos que confiar menos en que las máquinas hagan el trabajo solas por nosotros. Incluso aunque se disparé por control remoto, antes deberás haber elegido un encuadre. Si disparas al cielo y esta despejado no saldrá nada.

Juan Gregorio García Alhambra
Fotógrafo Profesional
FOTO digitalhambra














domingo, 21 de enero de 2018

La Romería del Invierno

Ya vuelven a llevarla al Castillo. A la patrona la Virgen de Peñarroya. Estos días frios, que parece que ahora son un poco menos. Volvemos, en el ciclo de la vida, luego vendrá el carnaval, la cuaresma y nuestra rutina, aunque muchas veces sea diferente. FOTO digitalhambra os acerca a la Patrona, para quienes no podáis venir a verla y para quienes quieran disfrutar de unas buenas imágenes suyas. Y os esperamos para cualquier trabajo fotográfico o impresiones que necesitéis.


















viernes, 5 de enero de 2018

Nuevo Año, Nuevo rumbo

Hace ya tiempo que no aparezco por el blog. Creo que tengo que hacer entradas más frecuentemente. Pero por tema de tiempo por ahora no me es posible. Aunque todo es ponerse. Hoy voy a hacer una entrada especial de fotografía analógica. Algo que ya poca gente practica, pero que ha experimentado algo de alza de demanda. Por el hartazgo de procesos automáticos, informatizados y por el exceso de edición que presenta la fotografía digital. No, no me he pasado completamente a la película. Es un entretenimiento que da sus satisfacciones. El digital está aquí para quedarse, y puede que no deje de sorprendernos en un futuro inmediato con nuevas formas de hacer y entender la fotografía. Pero eso de cargar un carrete. Hacer las fotos "a ciegas" y tener que esperar varias semanas a ver los resultados tiene su áquel. Hay alguna gente joven que intenta adentrarse en esto de la fotografía química. Por curiosidad o por verdadero interés. Pero no cuajan por que cuando les dices que no ven los resultados inmediatamente, que tienen que esperar, que necesitan una habitación (provisional o permanente) y comprar probetas, tanques de revelado una ampliadora, etc. Y sobre todo que el material es difícil de conseguir y tiene su coste, se desaniman. Aparte de que por ejemplo, para positivar, se puede llegar a utilizar más material del que luego es efectivo. La buena noticia es que en el mercado hay muchas cámaras a un precio asequible y con ópticas (objetivos) de calidad con prestaciones buenas. A nivel profesional es casi descabellado dedicarse a la película únicamente. Hay quien lo hace pero es un mercado residual. La magia de ir viendo aparecer poco a poco la imagen latente en un positivo es de las mejores sensaciones que he tenido nunca. Bueno paso a poner algunas imágenes que he hecho estos años pasados en carrete blanco y negro. 















miércoles, 12 de julio de 2017

Exposición Feria 2017

Estos días pongo una exposición de fotografías de FOTO digitalhambra en nuestro escaparate. Son unas pocas imágenes, este año, de ferias pasadas. Durante los días de la celebración no estaré, por trabajo fuera, en La Solana. Así os deseo a todo el mundo que paséis unos días excelentes, ya sea en el pueblo o con unos días de asueto en la playa o en vuestro destino de vacaciones. La Feria es un límite entre un mes de verano, verano. De mucho calor, de buscar donde refrescarse, piscinas y bares. Y fiesta. mucha fiesta. El "Trenillo", los Churros a deshora, el vino dulce, los pollos asados, los "cochecitos". No he incluido otros festejos que algún día pondré como la concentración de motos o la procesión de Santiago, o las actuaciones de bailes regionales de la plaza mayor. Un poco por falta de espacio. De hecho las que pongo en el escaparate no son todas las que pongo aquí. He hecho una selección. Pongo la exposición como todos los años aquí en Internet para quien no pueda venir a La Solana o no pueda desplazarse a la tienda a contemplarla. Lo dicho a disfrutar que ya tendremos tiempo de recogernos en invierno.