miércoles, 6 de abril de 2016

Primera Entrega del Curso de Fotografía

CURSO DE FOTOGRAFÍA

IDEAS SOBRE LA IMAGEN, SU PERCEPCIÓN Y RECEPCIÓN.


  1. ¿POR QUE REALIZAMOS IMÁGENES?

Los humanos desde que se nos empieza a considerar como tales, hemos realizado imágenes. De una manera o de otra, por unas razones o por otras. Tratamos de interpretar lo que vemos o sentimos al verlo. Y somos conscientes de que las realizamos. Un animal puede ver su imagen en un lago reflejada y no ser consciente de que es él mismo.
El Inicio fue con toscos pigmentos, con materiales que permitían su talla. Y claro, más adelante tuvieron que confeccionarse herramientas para facilitar, cuando no posibilitar las obras. Eso se comenzó a llamar Arte. Al ser realizada por los más hábiles en el manejo de las herramientas que al principio eran los artesanos.
Luego pasó a llamárseles artistas. Una vez se realizaba exclusivamente para satisfacer la necesidad de imágenes por placer o por ostentación.
Después de esta pequeña introducción volvemos a nuestro propósito fotográfico. La consecución del invento de la imagen fotográfica supuso una gran revolución. Se acababa el estar horas y horas, quizá semanas o meses pintando un cuadro. Se podían obtener ahora retratos y reproducciones de paisajes o bodegones por poner algunos ejemplos directamente. Sin mancharte de pintura. Pero insisto ¿Por qué esa necesidad de plasmar lo que hay a nuestro alrededor?
Todas las culturas, todas incluidas algunas que han prohibido representar el ser humano, han representado imágenes. Esas que lo prohibieron tuvieron sus corrientes menos ortodoxas que hicieron representaciones del ser humano. Necesitamos expresar de alguna manera nuestra capacidad de imitar, transformar o idealizar la realidad. Cuando se nos plantea una sociedad sobre tecnificada y despreciando disciplinas como la historia, la filosofía o el mismo arte. Nos parecemos más animales irracionales, que a seres humanos. Si hacemos tareas mecánicamente, incluso sin intervenir en ellas. Si solo trabajamos, comemos y dormimos no disfrutamos enteramente de nuestro raciocinio. Ni nosotros ni nuestros semejantes. Por eso, aunque el arte y los artistas casi siempre han sido una clase de personas que se dedicaban no se sabe muy bien a que. Sin embargo han sido los que realmente le han dado sentido a la vida. La rutina está bien. Pero observar un cuadro, una buena fotografía. Pasear por un claustro de columnas y observar la pureza de líneas de un palacio neoclásico. Nos tranquiliza, nos excita nuestra curiosidad por saber quien y por qué fabricó esa belleza. Y nos evade de los problemas cotidianos.
En esta época de Internet que todos los contenidos se piden gratis o se obtienen por medios oscuros gratis. No he visto todavía una huelga de artistas. ¿Por qué de nuevo pregunto? Un artista crea, es como un Dios menor en su disciplina. Y cualquiera que crea algo quiere que se contemple, lea, escuche o se difunda. A veces con la única recompensa de que le digan que eso está muy bien hecho y que alegra y conforta a mucha gente. No obstante el artista también persigue una remuneración para seguir construyendo obras de arte. Imágenes en este caso. Pues tiene herramientas que necesita comprar, reparar y gastar en su labor.
A las imágenes se les ha dado por ciertos autores literarios un sentido oscurantista, esotérico y metafísico. Puede que algunas obras lo tengan. Pero muchas de esas conjeturas se han hecho décadas o siglos después de hechas las obras. Y sin un cuaderno que el mismo autor nos confesara que eso es así no puede probarse. Cuando te enfrentas a una imagen hay dos partes. El autor y el espectador. Y el autor puede tener una interpretación y el espectador otra. Y si hay multitud de espectadores pues multitud de opiniones. Cuando me dicen sesudos críticos cuando observan fotografías en exposiciones “El artista quiso decir esto o lo otro” Vaya usted a saber lo que el artista pretendía. Sobre todo si no se sabe de su directa fuente.

Eso no deja de ser una opinión como otra cualquiera. Y es más, posiblemente quiso decir eso. Pero lo que otros ojos pueden interpretar puede ser cosa distinta. Lo importante es que las imágenes impacten. Para ello tienen que tener ciertos elementos y la obtención de bastante cultura visual por parte de los artistas. En este caso fotógrafos.
No nos engañemos, no quiero dar una clase de composición como las que se repiten machaconamente y erróneamente en multitud de opúsculos en Internet. Ni tercios, ni proporciones divinas ni lecciones facilonas de perspectiva. Ni siquiera pretendo que se siga lo que digo. Espero que se me critique y se llegue a conclusiones por parte de cada cual que me lea. Formándose su propio criterio.
No hay un canon de imagen al uso. Hay distintas épocas, distintas culturas y dentro de ellas distintas corrientes artísticas de la imagen. Nunca se ha pintado, ni se ha fotografiado igual. Si vemos un retrato de finales del Siglo XIX no tiene nada que ver con el “Selfie” que acabas de subir a Instagram. No por que no sean correctos alguno de los dos. La ropa, los peinados, las expresiones son distintas según el tiempo y los lugares donde se captan. Pero sin embargo hay cosas que si son comunes en ambos retratos. Probablemente el antiguo retrato tenía el ojo más próximo al menos correctamente enfocado (lo correcto es que los dos ojos en un retrato aparezcan enfocados). Y el actual si lo has hecho bien habrás tratado que pase lo mismo.
Bueno terminando con esta primera proposición de este llamado Curso que es más lo que lo subtitulo son unas ideas trenzadas que no hablan de diafragmas, ni de obturación ni de ISO. Para eso mejor un curso de técnica que los hay y muy buenos. Hacemos imágenes por que nuestros semejantes nos parecen fotogénicos. Y los paisajes, y otras obras de arte, y los atardeceres y amaneceres. Nos encanta robar el alma a todo y llevárnoslo en nuestra cámara. Es más un préstamo que un robo. Pues luego devolvemos el alma en forma de representación favorecedora.
La próxima proposición será sobre la Luz. Ideas, repito, no explicación sobre teorías ondulatorias o corpusculares. Ahora pongo dos imágenes hechas por mi y os explico su estructura.
Este curso será de esa manera. Un par de páginas por artículo y al final dos imágenes y analizarlas.

                                                       BODEGÓN DE ESPECIAS






Esta imagen tiene, en principio dos planos. Las especias por un lado y la botella de aceite, el molinillo y la manos de almirez o morteros por otro. Esta hecha con un flash rebotado hacia el Techo. No se observa ninguna sombra dura. Podría pasar por una escena o bodegón iluminada por luz continúa artificial o solar. Los montoncitos de especias están colocados con colores cálidos en lo que podrían ser los vértices de un triángulo escaleno (que añade cierta tensión) y en su centro un verde que se puede considerar un color frío en contraste. El fondo (es muy importante en todas las escenas pero en los bodegones es esencial) no distrae. Esta hecho con una cartulina gris medio. Colocada curvada para que al iluminar con un rebote de flash se haga un degradado de oscuro a claro. Pues incide menos en la parte de arriba y la luz rebotada va más derecha a la parte de abajo por la orientación del flash. Poco más que añadir. Solo que se comprende la escala debido al diferente tamaño de los dos morteros.


                                                                       LLUVIA






Esta es una imagen poco convencional. Lo que esperamos de una ventana transparente es ver nítidamente lo que hay fuera... o dentro. El enfoque se ha desplazado al mismo cristal. Siendo nítidas las gotas de la lluvia. Son las protagonistas y aquí hay dos planos la parte nítida y el fondo desenfocado. No obstante podemos colegir que detrás hay una cubierta de tejas y una terraza. Se adivina que el día sigue plomizo por los colores grisáceos que predominan en la toma. Predominan colores fríos. Las gotas siguen un patrón algo anárquico pero de formas casi circulares que se distribuyen predominando sobre todo por las zonas claras. Resaltando por contraste más en la única zona oscura que viene a ser la cubierta. Del fondo vemos, al estar desenfocado formas más que elementos concretos, rectángulos, triángulos y manchas de color irregulares.


JUAN GREGORIO GARCÍA ALHAMBRA
FOTO digitalhambra
06/04/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada