viernes, 7 de marzo de 2014

El Color en la Fotografía

Otros pocos apuntes de fotografía. Están extractados de mi Curso de Fotografía Digital que publiqué en ZonaZeroMagazine. Esta publicación ya no existe. Cada cierto tiempo pongo un enlace al curso completo. Pero voy dando unas pinceladas para quien solo quiera información puntual. FOTO digitalhambra es la fotografía.

EL COLOR EN LA FOTOGRAFIA


            Un aspecto en el que no he profundizado es el color en la fotografía. En su más amplio sentido. Tiene importancia no solo en la fotografía en color propiamente dicha. Sino también en la realizada o manipulada para conseguir una escala de grises.
            ¿Qué es el color? Buena pregunta, desde Newton, e incluso antes, se ha debatido la comunidad científica entre la teoría corpuscular (fotones) y la teoría ondulatoria (ondas electromagnéticas). Nos referimos en ambas cosas en que esta compuesta la luz. Actualmente se admite una especie de refrito de ambas. Pero no se sabe exactamente de que se compone el color. Tiene y mucho que ver con la luz, que es el tema que nos ocupa en fotografía. El color es la luz reflejada según una longitud de onda determinada. A saber, si un objeto lo vemos rojo es porque absorbe todos los colores menos el rojo que lo refleja haciéndolo en forma de luz. Un objeto blanco refleja todos los colores, pues el color blanco es una composición de todos los colores del espectro colorímetrico. Un objeto negro absorbe todos los colores y no refleja ninguno. Normalmente cuando se absorbe mucha luz se transforma en calor.
            La longitud de onda del color dentro de las radiaciones electromagéticas es muy pequeña. Hay radiaciones más pequeñas (y peligrosas) como son los rayos X y mucho más largas  e inofensivas como las onda de radio.

            Saliendo de tecnicismos os pongo una rueda de colores para entender un poco la relación entre los colores más normales:

Estos son los colores más usuales, cada color tiene su complementario justo enfrente, uno hace más intenso el opuesto. Por eso las composiciones con colores complementarios funcionan mejor que cuando se utilizan otros tonos.
A la izquierda están los llamados tonos fríos y a la derecha encontramos los tonos llamados tonos calientes. Cuando utilizamos colores calientes la escena da la sensación de adelantarse y si utilizamos colores fríos creeremos que la composición va hacia atrás.
            No nos percatamos, a veces, que un color puede desatar en nosotros determinados sentimientos y provocar reacciones concretas. Por ejemplo, el color rojo se asocia a pasión, violencia y vitalidad. El color naranja se asocia al fuego, al calor, incluso al Sol. El color azul nos da sensación de tranquilidad, sosiego, paz. El color rosa también nos da esa sensación, además de proporcionarnos relax. El color verde se asocia a la naturaleza, y es un color que no está muy definido si pertenece a los colores calientes o fríos. Según su tonalidad puede encuadrarse en unos o en otros. El amarillo, denota, brillo, luz, también se asocia al fuego y ala claridad. El morado se asocia a lo sombrío, el luto, es un tono apagado y frío. El blanco es la pureza, lo limpio, el día, también la luz y la visión. El negro sin embargo se asocia a las tinieblas, lo prohibido, lo desconocido y también, en nuestros días, el luto (pues en la antigüedad el luto se asociaba al blanco). Sin embargo tanto el blanco como el negro son dos colores que han sido apreciados por caracterizarse en la vestimenta por la elegancia y la distinción social.
            Pero no olvidemos que según las culturas y la época histórica pueden variar los atributos que se asocian a los colores. Entonces según el lugar y el tiempo se valoran distintamente los tonos de luz.
            ¿Y como influyen en el blanco y negro? ¿No es un mundo de tres tonos: gris, negro y blanco? Eso no es del todo cierto, pues según impresionemos, ya sea un sensor o una película se representarán los tonos de una determinada manera en escala de grises. Según busquemos un gran contraste o una imagen uniforme, destacar determinados objetos o personas. Teniendo en cuenta todo esto debemos utilizar filtros (en analógico en la cámara, en digital en la cámara o en el postproceso), medir y exponer de una forma adecuada. En los programas de retoque se incluyen muchas maneras de pasar a blanco y negro. Hay que tender a utilizar el modo que permita intervenir directamente en determinados colores en escala de grises. Oscureciendo, aclarando, resaltando o uniformando el contraste del rojo, naranja, amarillo, azul, verde, magenta etc.
            Se debe tener en cuenta lo explicado sobre los colores complementarios, pues en blanco y negro también se contrastan los colores según su tono de color. De todos modos debemos tener muy en cuenta el color en nuestras composiciones, ya sea en toda la gama de tonos o en escala de grises. Si utilizamos tonos afines lograremos una composición armónica, tanto con colores de la misma gama, como con colores complementarios.
            Únicamente hay que alejarse de estridencias y de mezclar colores que no tengan nada que ver. Con ello solo lograremos que el espectador no vea los elementos de nuestra foto, sino unas porciones de color que no son agradables a la vista.
            Poco más que añadir, que ahora que salen las flores y el campo empieza a despertar, practicad con los colores y experimentad con las combinaciones que os he sugerido. No olvidéis tampoco las escenas que se presentan en la ciudad, pueden presentarse ocasiones de plasmar combinaciones de tonos espectaculares.

Juan Gregorio García Alhambra
FOTOGRAFO PROFESIONAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario