miércoles, 12 de marzo de 2014

El Flash Incorporado (II)

CONSEJOS SOBRE EL FLASH INCORPORADO AUTOMÁTICO

Esta es la segunda parte del artículo sobre el flash incorporado, válido tanto para cámaras compactas como para cámaras réflex que lo adjunten. Empezaremos por recordar los modos de flash que aparecen en la mayoría de cámaras:
*Flash a plena potencia o “siempre flash”, el flash se dispara siempre que disparemos una fotografía. Haga o no haga falta, por lo que, para evitar gasto de baterías, es conveniente desconectarlo cuando no se necesita.
*Flash automático o “auto flash”. El flash se dispara cuando detecta que no hay luz suficiente para exponer. Es útil cuando se hacen fotos de grupos o cercanas. Si vamos a hacer fotos nocturnas con exposición larga se debe desconectar. Pues se dispararía el flash y podría hacer que la toma saliera subexpuesta (más oscura de lo que deseamos)
*Flash de relleno o “Fill-Flash”. Se utiliza para rellenar sombras (de ahí el nombre) Normalmente lo accionamos cuando hay suficiente luz diurna, pero esta es una luz muy dura e introducimos el flash para rellenar las sombras que este tipo de luz produce. Con este modo conseguimos que las sombras se atenúen o, incluso, desaparezcan. La mecánica de este modo es que el flash se dispara con menos intensidad, la necesaria para rellenar las sombras y no intervenir en la luz general (lo que daría un aspecto artificial a la toma)
*Flash de Ojos rojos. Su utilidad es únicamente cuando hay poca luz y a las personas se les dilatan las pupilas, para que no aparezca el efecto “ojos rojos” que no es otra cosa que el reflejo del flash en las venas de la retina (debido a que la luz se “cuela” por el iris y se refleja en la retina). También hay niños y determinadas personas propensas a tener las pupilas dilatadas. Si se conoce este extremo, cuando se fotografíe a dichas personas tener en cuenta esta función del flash. Lo que hace la cámara es “engañar” a la pupila del ojo. Se lanza, o bien una luz intensa o varios destellos previos de flash y eso contrae la pupila. Importante avisar a la gente que se fotografía que va a salir una luz o varios destellos y que esperen al destello final. Si no puede ser que, en los primeros destellos se muevan y en el destello final salgan descolocados.
*Flash Rear o sincronización trasera. Si se activa esta opción y disparamos con velocidad de obturación más lenta, los movimientos que se produzcan (estelas luminosas de los objetos o personas que fotografiemos) serán más reales. La estela aparecerá detrás del objeto o persona y será más natural. Si no la estela aparecería delante con lo que sería una escena artificial.
*Sincronización sin cable o remota. De esta no hablé en el anterior artículo. Es una opción que está en modelos más avanzados. Se trata de sincronizar por simpatía (con una célula en ambos dispositivos) bien el flash de la cámara con un flash esclavo externo o simplemente hacer que un flash esclavo se dispare al accionar la opción. Que es esto del flash esclavo y la “simpatía”. El flash esclavo es un flash que no se dispara porque en ese momento se accione, sino porque detecta, o bien una célula que le ordena que se dispare, o bien la luz de otro flash, que hace que se dispare es flash esclavo automáticamente. La “simpatía” es que los dos flashes actúan como el nervio simpático en los humanos, es decir, de forma automática o mecánica.
Con esto ya os he recordado y ampliado un poco lo que os decía en el anterior artículo. Ahora vamos con algunos consejos prácticos para utilizar el flash incorporado.
El primer consejo es tener en cuenta el alcance limitado de nuestros flashes. Esto vale para todos los dispositivos lumínicos, pero es especialmente útil en los flashes incorporados. No pretendamos que un grupo que está a cinco metros, vaya a salir como cuando hacemos una foto a dos o tres metros. Ya os dije que la luz va decreciendo de forma progresiva cuando nos alejamos del motivo. Es decir, que si disparamos el flash a un metro y luego a dos, la luz no será la mitad sino una cuarta parte y así sucesivamente. Importante, entonces, tener en cuenta la limitación de los flashes incorporados. Habréis visto en las Olimpiadas, en finales de competiciones de fútbol, y otros acontecimientos multitudinarios que se desarrollan en grandes espacios (estadios y pabellones). Durante dichos eventos se disparan cientos, miles de flashes. Sencillamente es un desperdicio de batería. Quienes disparan el flash sacarán, a lo sumo, las cabezas de los espectadores más próximos. Y, si sale algo del fondo será confuso y muy subexpuesto. Os digo esto porque a los periodistas que cubren la información no los veis disparar ningún flash. Ellos utilizan objetivos muy luminosos y altos valores de ISO (sensibilidad). Primero porque normalmente no se permite en estos deportes la utilización de flash y segundo porque, aunque se permitiera, no tendría sentido, pues, si bien los flashes profesionales son de más alcance, también están limitados y no cubrirían todo el terreno de juego. Así que, imaginad un flashecito de una cámara pequeña lo que puede alcanzar.
            Para evitar las sombras que el flash directo ocasiona en los motivos no hay solución cuando se trata de flashes incorporados. Estos se disparan en paralelo al objetivo e inciden de forma perpendicular en los modelos. ¿Es esto completamente cierto? Primero, toda luz es susceptible de ser modificada y segundo no hay casi nada que no tenga alguna solución. Os daré dos consejos. El primero, para evitar las sombras hay dos opciones totalmente yuxtapuestas (contrarias). Una pegar el modelo a la pared o al fondo, con esto las sombras se proyectarán en la  pared y las tapará el mismo modelo. Para este último efecto hay que procurar que la toma sea horizontal. Una toma vertical puede desplazar las sombras a la derecha o a la izquierda, con lo que el modelo no las tapará.
Otra forma es la contraria, o sea, separar el motivo lo más posible del fondo, con eso las sombras se difuminaran y no llegarán a proyectarse en la pared o el fondo. Además, separando el motivo del fondo puede que este se desenfoque y se destaque más el modelo.
Una forma menos ortodoxa de eliminar las sombras es que la luz salga difuminada del flash. ¿…? Hay un método poco común que puede hacerse. Puede que duden de vuestra cordura cuando lo apliquéis, pero recuperaran la confianza en vosotros cuando vean los resultados. Se puede difuminar la luz desde el flash de dos formas. Una con un pañuelo o servilleta blanca (que no este sucio, claro) acoplándolo de manera que el flash rebote en el, luego en el techo o en la  pared y llegue difuminado al modelo. O bien filtrándolo a través del mismo pañuelo o servilleta. Es decir disparando el flash a través de ellos.
Una tercera forma es haciendo un cubo de cartulina blanca o papel blanco y acoplándolo a flash dejando la parte de arriba del cubo libre para que salga la luz difuminada.
Importante en este artificio: -Uno, si se va a rebotar la luz, el flash pierde potencia, por lo que, si vuestro flash lo permite, aumentar un poco la potencia del destello. Y Dos, no pongáis, bien el pañuelo, bien la servilleta, bien el cubo, interceptando el objetivo, os saldrán unas sombras muy iluminadas que estropearán la foto que nos ha quedado tan bonita sin sombras.
Una última cosa respecto de flash incorporado. Si podéis regular la potencia del destello tened cuidado, pues si dais una potencia mayor, la siguiente foto tendrá esa potencia, aunque necesite menos y al revés, si ponéis una potencia menor, pasará lo mismo pero de forma inversa.
Para fotografiar necesitamos la luz, pero no solo necesitamos que haya luz suficiente, sino que, también tenemos que saber controlarla y dirigirla según nuestras pretensiones sobre el resultado final.

AUTOR: JUAN GREGORIO GARCÍA ALHAMBRA
FOTÓGRAFO PROFESIONAL



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada